Súper Alimentos: Champiñones

Algunos de los “vegetales” más saludables que puedes comer no son realmente vegetales. Ejemplo son los deliciosos champiñones. En realidad son hongos (lo cual no suena apetitoso), sin embargo, son unas de las verduras más populares.
Afortunadamente, son muy nutritivos, bajos en grasa y sodio, libres de colesterol, altos en fibras dietéticas, minerales y vitaminas B, entre muchos otros nutrientes.
Sólo una palabra de advertencia: a menos que sepas realmente lo que haces, es mejor evitar recolectar champiñones silvestres. Algunos tipos son tóxicos y pueden enfermarte, o peor.
Aquí está una lista de algunos de los beneficios específicos de los champiñones…
ELEVAN TU SISTEMA INMUNE
A diferencia de la mayoría de las frutas y vegetales, los champiñones contienen selenio, el cual mejora la actividad de las células T, las cuales contribuyen a las defensas inmunológicas del cuerpo. También contienen beta-glucanos en sus paredes celulares, los cuales ayudan a prevenir la formación de tumores al mejorar el sistema inmune.
BAJAN LA PRESIÓN ARTERIAL
Los champiñones contienen una buena cantidad de potasio. Éste ayuda a controlar la presión sanguínea manteniendo un flujo normal y un balance de minerales.
MEJORAN LA ABSORCIÓN DE NUTRIENTES
Los champiñones con una buena fuente de vitamina D, la cual no se halla mucho en otros alimentos. La vitamina D ayuda al cuerpo a absorber y metabolizar minerales como el fósforo y el calcio, los cuales también se encuentran en los champiñones.
DISMINUYEN EL RIESGO DE DIABETES
Los champiñones contienen fibras dietéticas, las cuales ayudan a luchar contra la diabetes. De acuerdo a las investigaciones, los diabéticos tipo II que los consumen regularmente muestran mejores niveles de azúcar, lípidos e insulina.

RECETA: CALDO DE CHAMPIÑONES AL GUAJILLO
(Para cuatro porciones)
Ingredientes:
8 chiles guajillo
1 taza de ejotes picados
2 tallos de apio picados
1 ½ de champiñones rebanados (prueba los shitake, son deliciosos)
3 tazas de caldo de pollo natural (no de cubito)
½ cebolla
2 dientes de ajo
2 tomates
1 cucharada de aceite de coco
2 cucharadas de perejil picado

Preparación:
1. Coce los chiles con la cebolla, tomates y el ajo en agua con sal. Retira el agua y las semillas.
2. Licúa todo junto con el caldo de pollo y cuela.
3. Saltea ligeramente los champiñones con los ejotes y el apio en el aceite caliente, después agrega el caldo y deja cocer a fuego bajo por 10 minutos.
4. Sazona al gusto y sírvelo con unas hojitas de perejil picado encima.